El inbound marketing y el outbound marketing son dos estrategias que comparten un mismo objetivo: convencer a los usuarios para que adquieran un producto o contraten un servicio. Pero, por contra, no pueden ser más diferentes.

Mientras que el outbound marketing se dirige directamente a los usuarios para llamar su atención, el inbound marketing pone a disposición de un segmento muy determinado del target contenidos de interés que se corresponden exactamente con el momento del ciclo de compra en el que se encuentra cada persona.

Quizá con este resumen no te hayamos aclarado demasiado la cuestión. Tranquilo, en las siguientes líneas concretamos un poco más. Sigue leyendo para saber en qué se diferencian inbound y outbound marketing.

Principales diferencias entre inbound y outbound marketing

Si comenzamos por analizar las características del outbound marketing, tenemos que:

  • Se centra en el producto o servicio.
  • Interrumpe la navegación del usuario.
  • Usa herramientas tradicionales.
  • La comunicación es unidireccional.
  • Se dirige al público en general.
  • Requiere de un gran presupuesto.
  • Apenas proporciona valor.
  • Sus resultados son muy difíciles de medir.

En cambio, esta es la esencia del inbound marketing:

  • Se centra en las personas.
  • Atrae al usuario, que acude a la marca de manera voluntaria.
  • Se basa sobre todo en medios digitales.
  • La comunicación es bidireccional.
  • Se dirige solo a un público cualificado.
  • El presupuesto que se necesita es mucho menor.
  • Aporta un gran valor añadido.
  • Los resultados son perfectamente medibles.

En definitiva, la clave del inbound marketing es no interrumpir aquello que quiere consumir el individuo, sino convertirnos precisamente en lo que desea consumir. Para ello, claro está, son imprescindibles grandes dosis de creatividad.

Herramientas inbound vs. herramientas outbound

Ya hemos adelantado que las herramientas que tradicionalmente se han usado en el outbound marketing se centran en interrumpir la actividad del usuario para trasladar una propuesta de venta determinada. En cambio, las herramientas outbound no interrumpen la navegación, sino que aparecen en el momento oportuno para aportar valor cuando más falta hace.


Mira cómo cambia la cosa:

  • Mensajes a puerta fría vs. SEO.
  • Spam vs. blogging.
  • Publicidad vs. atracción.

¿Por qué deberías empezar a trabajar también el inbound marketing?


No nos malinterpretes, lo que estás leyendo en este post no es una crítica rotunda hacia el outbound marketing. De hecho, nosotros mismos lo incluimos en las estrategias de muchos de nuestros clientes. Creemos en su eficacia si está bien implementado, pero creemos mucho más en el enorme potencial de combinar ambas modalidades de marketing online.


De esta forma, se pueden conseguir resultados de manera rápida con el outbound y mejorar el posicionamiento, la imagen y la reputación de la marca con el inbound. ¡Todo a tu alcance!

Abrir chat
¿Necesitas más información?
Hola, ¿en qué podemos ayudarle?